¿Quieres un masaje?

La rutina del día a día, se vuelve cada vez más robótica; el estrés aumenta, los ruidos siguen, el tráfico no cesa. Todo va cada vez más rápido y a la vez lento, tan solo tomas un respiro de un par de minutos.

Llegas nuevamente a tu apartamento donde te espera tu gato Zeus acostado en tu  rustico sofá, el que heredaste hace ya cinco años.

Es domingo y son las 5 de la mañana y por causa de la rutina que llevas, te levantas… ¿Quizás te equivocaste? ¿Quizás es producto de la costumbre? ¿Seguirás descansando entre las cobijas de tu cama?…

Revisas el correo en tu celular y ves que tienes nuevos mensajes allí; de repente ves un corto anuncio de un spa, pero no le prestas mucha atención. Te levantas de tu cama, colocas comida a tu precioso gato; él va corriendo a curiosear lo que le has dejado en su tazón. Preparas un expreso y tomas algunas galletas del estante.

Quedaste un poco intrigada y vuelves a revisar la publicidad del spa. Te das cuenta que queda muy cerca de tu apartamento, y quieres ir tomar un masaje allí; así que te alistas, tomas el primer autobús que pasa cerca de allí y caminas tranquilamente un par de calles, hasta llegar al spa.

Sin embargo al entrar te llevas una inesperada sorpresa…

Copyrighted.com Registered & Protected  FNJ1-A0K4-JBFI-9WOB

Anuncios

7 comentarios sobre “¿Quieres un masaje?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s